Vino Blanco Dulce

Resultado de una composición equilibrada de vinos Finos de crianza biológica y mostos puros de uva blanca.

Vino de color amarillo pajizo a dorado pálido. En nariz comparte la sensación punzante de los vinos de crianza biológica, sus recuerdos avellanados y las notas de panadería, procedentes de la crianza de flor. En boca es ligero y fresco, pero con un delicado sabor dulce que lo hace muy amable al paladar y reduce el regusto amargo propio de los vinos de crianza biológica.

Ideal para acompañar pescados blancos, sushi, ensaladas, mariscos y comidas asiáticas.