Oloroso

Procedente de la fermentación de mostos de uva palomino. Los olorosos son vinos “vocacionales”, envejecidos mediante crianza oxidativa por el tradicional sistema de criaderas y soleras en botas de roble durante años. Proceso que provoca que el vino vaya ganando en estructura, suavidad y complejidad.

Vino de un color ámbar caoba, más oscuro cuanto mas prolongada sea su crianza. Sus aromas son cálidos y redondos, y como su nombre indica son complejos y potentes. Con pronunciados aromas a frutos secos de cáscara, como la nuez, notas tostadas, vegetales y balsámicas que recuerdan la madera noble, el tabaco rubio y la hojarasca seca. Se pueden apreciar notas especiadas y animales que recuerdan a trufa y cuero.

En boca son vinos sabrosos y muy estructurados. Potentes, redondos y con mucho cuerpo. Su contenido en glicerina hacen que sean suaves al paladar. Tienen larga permanencia en boca y complejos aromas retro nasales. Resaltan notas de madera noble que propician un final secante muy elegante.

La temperatura ideal de servicio del Oloroso es de entre 11 y 14 ºC.

Es el vino más apropiado para las carnes rojas y la caza. Combina perfectamente con guisos de carne o estofados; especialmente con carnes gelatinosas como el rabo de toro o la carrillada. Excepcional maridaje para las setas, así como para los quesos muy curados.